el editor 8 agosto, 2018


1.

Débil, la lumbre,
apenas sobrevive al silencio.
El frío inesperado
y las nubes,
tanta soledad acaecida,
paraliza el vuelo de la abeja
y amordaza la Palabra.

Manto de musgo
y agua turbia,
se apodera del cauce
y de la orilla.
Solo la duda navega
en la barca herida y deforme
que el fuego devoró
antes que la noche llegara
en silencio.

(ilustración: óleo de Alicia Rodríguez)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *